De la rumba al mundo

Creación e intercambio musical con personas recluidas


Una experiencia compartida de aprendizaje y producción entre músicos de centros penitenciarios y músicos profesionales

Trabajamos con el lenguaje de la rumba para acercar a personas privadas de libertad al modelo de la música profesional. Los participantes viven la experiencia de construir un proyecto artístico, codo a codo con músicos de referencia que participan de todo el proceso. La colaboración igualitaria con profesionales de la música popular permite vivir de cerca el ejemplo de emprendeduría y participación social que estos representan. La experiencia constituye para los internos una rotura de la rutina carcelaria, un espacio de reconocimiento y autonomía, y una fuente de motivación para la rehabilitación social.

 

EDICIÓN 2012

La iniciativa se llevó a cabo en el centro penitenciario Quatre Camins (La Roca del Vallès, Barcelona), con Peret Reyes y Rafalito Salazar, dos veteranos exponentes de la rumba catalana. Los participantes optaron por recoger el trabajo realizado en un disco que se grabó dentro del centro mismo, donde músicos internos y externos colaboraron en pie de igualdad. Las canciones, de autoría propia y también versiones, reflejan sus anhelos, pasiones y tensiones, tanto de la vida interna como de un pasado y un futuro en libertad.

 

CON LA AYUDA DE


Y LA COLABORACIÓN DE